sábado, 29 de noviembre de 2014

ProtAgonizo, con Ester Bellver, en el Teatro del Barrio



Ayer estuve viendo la obra “ProtAgonizo”, en el pequeño y atractivo Teatro del Barrio. Escribo esto no como una crítica -no osaría hacerlo, Ester-, sino para sugerirte, amig@ lector@, que vayas a verla. Hoy a las 20:00 es la última función. Te olvidas del mundo, te ríes, piensas y ves a una actriz enorme representar un papel, “su” papel.

La actriz, Ester Bellver, sale al escenario con el cuerpo desnudo y con la mente vestida con velos tejidos en diversas épocas de su vida. A lo largo de la obra, los velos van cayendo uno tras otro y va quedando una mente, una vida, más o menos al desnudo, que nunca se sabe si uno es capaz, aun queriendo, de sacar fuera todo lo que la experiencia vital va fraguando y va depositando en tu más recóndita intimidad.

Poco a poco, la protagonista protagonizante va rememorando su infancia, sus experiencias en la escuela, esas que, sin querer, nos marcan tanto, su adolescencia, sus diversas actividades teatrales, siempre variadas y en contacto con grandes nombres de la escena, su presente y su futuro. En ese viaje hacia el interior, va saliendo su manera de entender la vida, su estilo, su visión del mundo, las dificultades que nos va presentando la vida a la hora de elegir, o de vivir con los demás.

Ester Bellver habla, canta, baila, dialoga, domina el ritmo del espectáculo y es capaz de hacerte reír y pensar. Me gustó su manera inteligente de hablar de su propia vida, rompiendo esquemas establecidos, diciendo claramente lo que quería decir y riéndose de sí misma, cosa que sólo los muy dotados son capaces de hacer.


Me pareció un espectáculo en el que se puede disfrutar y del que sales más vital que cuando entraste. Hoy es el último día -no sé si por ahora. Mañana, a las 19:00, la actriz representa una obra con textos de Agustín García Calvo en el mismo lugar. Aunque no sé si podré, intentaré ir.