viernes, 28 de noviembre de 2014

Los viernes, etimologías. Bebidas 4. Sidra, vermut, chicha, quina, hidromiel



SIDRA

(1260). La palabra aparece en castellano por primera vez en la obra de Berceo, nuestro primer escritor de nombre conocido. Del latín sicera, término tomado del hebreo sekat, que entró en el latín a través del cristianismo. En principio significaba cualquier bebida alcohólica, modernamente solo la obtenida de zumo de manzana. Como la vid se cultiva para obtener el vino más que para comer las uvas, el manzano se difundió en la Edad Media por la demanda de la sidra, más que por comer las manzanas.

VERMUT

Viene del alemán wermut, ajenjo, y en efecto es un vino macerado en hierbas, entre ellas el ajenjo o absenta. Una cosa personal: es mi bebida preferida, es uno de los grandísimos logros de la cultura de la Humanidad. Parece que se creó en Turín a fines del XVIII, y un consejo, nunca hielo y siempre una rodaja de naranja.

CHICHA

Es la fermentación de maíz u otros cereales o de frutas. En Hispanoamérica es muy popular y la variedad es riquísima. Es el alcohol más fácil de obtener, a partir de cualquier fruta, en España lo fabrican hasta los presos en sus celdas. Se discute el origen de la palabra. Según el Diccionario de la RAE viene de chichab, maíz en la lengua aborigen de Panamá. Según otros viene del maya o del nahuatl.

QUINA

En España se llama quina al vino quinado, un vino al que se añade corteza del árbol de la quina. Este árbol ha proporcionado a la Humanidad enormes beneficios medicinales, a él le debemos el triunfo sobre el paludismo. Perdón por acudir al manido chiste de que se parece a algunos personajes, que cuanto más los investigan, más propiedades les encuentran. El árbol de la quina está en el escudo y la bandera de Perú, aunque se dice que el dibujante parece que nunca había visto uno real. Es de sabor tan desagradable, que se dice "ser más malo que la quina". La palabra quina es de origen quechua.

HIDROMIEL

Tuvo una enorme importancia en la más remota Antigüedad, era la bebida de los vikingos o los mayas, la bebida favorita de Julio César y citada en los Vedas indios. Era una fermentación de agua y miel, no una simple mezcla. Nuestra palabra evidentemente se compone de hidro, agua en griego, citado arriba, y miel, una de las raíces indoeuropeas más compartidas por todas las lenguas de esta familia. En Internet he encontrado una lista de 23 lenguas que llaman a la miel de forma parecida.