viernes, 28 de noviembre de 2014

Ética para todos 12. Hay que pagar los impuestos



El ejemplo que te proponíamos la semana pasada para que lo analizaras era el de la norma:
“Hay que pagar los impuestos”

Veamos qué tipo de norma es esta.

Es evidente que es una norma jurídica, puesto que hay un conjunto de leyes que nos obliga a pagar los impuestos. Y si no los pagamos, una sanción caerá sobre nosotros.

¿Será también una norma moral? La moral se basa siempre en argumentos racionales que a un ser humano le convencen. Estos argumentos le generan una autoobligación, es decir, una obligación en conciencia de cumplir la norma, con independencia de que alguien desde fuera le obligue o no. Dan lugar también a una incondicionalidad, esto es, que, como consecuencia de estos argumentos, la norma no se cumple para que a cambio obtengamos algún beneficio, sino por convencimiento, sin mirar siquiera si ello va a aportar alguna ventaja o no. Y, por último, estos argumentos generan universalidad, o sea, que se considera que la norma es tan buena que todos los individuos del grupo humano que se considere deberían cumplirla.

El argumento clave en este caso seguramente es el de que los bienes sociales comunes de los que disfrutamos todos necesitan ser pagados con dinero, y ese dinero tiene que salir de los impuestos. Queremos una sanidad gratuita y para todos, una educación también gratuita y universal, deseamos buenas carreteras, una justicia ágil, una buena televisión, unas pensiones dignas para todos, etc. Todos estos servicios y muchos otros tienen que ser financiados con los impuestos. Lo que es impresentable, injusto y ridículo es que alguien no pague impuestos y que exija, por ejemplo, que la sanidad le cure gratis su enfermedad.

Si yo entiendo esto y estoy de acuerdo con ello, es evidente que me sentiré autoobligado a pagar los impuestos, puesto que es la manera de poder mantener un Estado que permita que todos puedan gozar de estos servicios básicos. Si no hubiera impuestos, nos podemos imaginar cómo sería la vida en nuestra sociedad: o no habría nada de nada o sólo los ricos podrían costearse los servicios.

Puede que alguien pague los impuestos para obtener a cambio algún servicio que le interese, que le venga bien. Si actúa así, no lo hará de manera indondicional, en cuyo caso la norma en cuestión no sería, para él, moral. Pero cabe también la posibilidad de que alguien no lo haga de manera egoísta, como si su aportación fuera un negocio más: yo doy para que el Estado me dé. Es posible que alguien se plantee que debe haber una sanidad gratuita para todos, aunque él no la use, y una educación gratuita y universal, aunque tampoco la use. La idea de que la sociedad debe funcionar con la aportación de todos -la de los ricos deberá ser mayor que la de los pobres, evidentemente- aunque una persona dé más que lo que recibe o, incluso, aunque no reciba nada, esta idea sí sería incondicional

Este caso muestra que, en muchas ocasiones, la actitud ética es difícil y dura. Porque puede que ser ético salga caro -cuando se da más de lo que se recibe-, pero también la solidaridad, la justicia y la igualdad son valores que tienen que tener peso en la vida de las personas. Esta norma sólo será ética para aquella persona que pague los impuestos de manera generosa, solidaria y sin buscar una contraprestación proporcionada a lo que da. Un egoísta nunca podrá ser una persona ética.

Con más facilidad se puede entender que la norma sea universalizable. Si sólo pagasen impuestos unos pocos, se resentirían los servicios que ofrece el Estado y eso no sería bueno para la colectividad.

Esta norma, por tanto, es jurídica y puede ser moral, dependiendo de la actitud con la que se cumpla. Sobre la importancia de las actitudes en la moral diremos algo más adelante.

Ahora te propongo, para que ejercites tu análisis, que intentes ver si es jurídica o moral la siguiente norma, que es demasiado común en ciertos ambientes:
“Si mi perro ya no me sirve para cazar, lo puedo matar.”

Si lo necesitas, puedes opinar o preguntar a través del correo electrónico mcetica@gmail.com . Buena semana.