domingo, 30 de noviembre de 2014

Buenas noches. Violentos




Estamos tolerando lo intolerable. A veces, incluso hay quienes les ayudan y les facilitan la vida. No me gusta llamarle radicales porque así se oculta lo que verdaderamente son: violentos. Defienden una manera de estar en la vida en la que no cabemos todos, sino sólo ellos. Frecuentan el insulto, la descalificación de los demás, la violencia, si lo creen necesario. Tienen unos afectos desmedidos por un equipo de fútbol y un odio sin control contra otros equipos. Psicológicamente son primarios, fanáticos, probablemente enfermos. No tienen ninguna ética mínimamente presentable, puesto que los otros son sus enemigos. Tienen mentalidad de potenciales delincuentes y, cuando se dan las circunstancias adecuadas, dan rienda suelta a su potencialidad. No han recibido -o no la han entendido- una educación para la convivencia o para la coexistencia en la sociedad. No entienden lo que significa vivir en sociedad ni que en la sociedad debemos poder vivir todos. Posiblemente tengan un problema afectivo de consideración que les ha llevado a esa pésima condición humana que exhiben. Valores humanos como la igualdad, el respeto, la tolerancia, la nobleza o la paz les son ajenos y lejanos. Son un peligro para la sociedad. Ni los dirigentes de los equipos de fútbol ni los gobernantes parecen estar al tanto de ese peligro o les da igual que exista o no saben qué hacer con ellos o no les interesa hacer nada. La estúpida y brutal lucha callejera de hoy en Madrid ha sido un mal trago y un mal ejemplo para muchas personas. La Delegada del Gobierno en Madrid ha admitido que no tenían información, cosa que, al parecer, sí tenían en A Coruña. No ha dimitido. Seguramente que si hubiese sido una manifestación de protesta contra este Gobierno cruel y en favor de la igualdad o de los pobres, sí se hubiese informado convenientemente. Los dirigentes de los equipos de fútbol se lavan las manos como si no fuera con ellos. Los responsables de la educación no se apresuran a incluir estos asuntos en los planes de estudio. En los medios de comunicación no sale nadie aleccionando a los ciudadanos para que estas barbaridades no sucedan. Nadie se preocupa de estas peñas -bandas de delincuentes violentos- que pululan alrededor de los equipos de fútbol. Aún creen que el fútbol es un mero deporte. Entre los violentos, los golfos, los ricos, los que se creen que son ricos y los incompetentes, da pena ver este país. 

Buenas noches.